Milagros de San Antonio de Padua

Los milagros de San Antonio de Padua, se le conoce como el patrono de las mujeres estériles, para encontrar pareja, objetos perdidos, entre otro. Su nombre real era Fernando Martins. Un gran predicador de las escrituras y devoto de la fe. Nació en Lisboa en agosto de 1195, dentro de una familia de buena reputación en dicha ciudad.

Fue sacerdote y doctor de la Iglesia católica. Su devoción a la vida religiosa lo llevo a ser parte de la Orden Franciscana donde fue sacerdote, allí se dedicó al estudio de las Escrituras y a estudiar teología. Fue cuando asesinaron a 4 compañeros cuando Fernando decidió cambiar su nombre a San Antonio Abad.

Vida de San Antonio de Padua

Fue en 1221 cuando conoció a San Francisco de Asís. Ya para este momento estaba un poco mal de salud. Al ver la devoción con que San Francisco de Asís daba sus discursos, decidió ponerse a la orden de Fray Gracian.

Este lo perfecciono en la predicación; cuando se le presento la oportunidad de enviarlo a una misión apostólica, lo hizo. Ya en 1222 San Antonio Padua estaba mejor de salud por lo que fue a predicar a la catedral de Forli. Por la buena calidad de sus sermones, se divulgo su fama.

Fue por esta fama que San Francisco de Asís envía una carta donde le pide que se encargue de predicar y enseñar teología a los Fraileses. Después de un tiempo en Francia se propago la herejía, por lo que San Francisco envió a San Antonio a luchar contra tales.

En el tiempo que San Antonio fue enviado a luchar contra la herejía, decidió vivir una vida de testimonio, platicaba sobre la palabra con los inconversos y con sus estudios animaba a que la fe de los cristianos creciera. Sus sermones era dirigidos a vivir de manera sencilla para así dar ejemplo.

Fue llamado por muchos el arca del testimonio por su amplio conocimiento de las sagradas escrituras. Fue en Padua su último lugar de residencia, donde dedico el resto de su vida a predicar y donde vio los frutos de su ministerio.

El milagro de San Antonio de Padua

San Antonio de Padua durante su vida dedicada a Dios realizo algunos milagros; a continuación te mencionare alguno de ellos: mientras él predicaba al aire libre, el cielo se empezó a colocar negro, pues San Antonio de Padua, aseguraba que satanás lo molestaba porque él le robaba las almas.

El milagro que ocurrió fue, que mientras el predicaba ninguno de los que lo oía se mojaron. Otro milagro, fue cuando no querían que las multitudes escucharan el sermón, San Antonio se acercó al mar y allí ordeno a los peces que se acercaran a escuchar la palabra y estos sacaron sus cabezas para escuchar agolpándose en la orilla.

Por último, unos de herejes llenos de odios le dieron un plato de comida a San Antonio lleno de veneno y el comiendo, estos vieron que no le ocurrió nada, se conmovieron y se arrepintieron de sus pecados. Fueron muchos milagros los que San Antonio de Padua realizo y con los que llevo a muchos al arrepentimiento.

Los Milagros de San Antonio de Padua con el pan de los pobres

Sus sermones mayormente eran dirigidos hacia la avaricia y la usura. Por lo que muchos que estén pasando por aflicción por culpa de los que aman el dinero, elevan una oración pidiendo ser libre.

En 1890 cuando los pobres crearon la costumbre de dar a una limosna por su intercesión, la cual, se llama El pan de San Antonio. Fue en 1231 cuando murió en Padua, a la edad de 36 años.

Sus restos fueron llevados a la Basílica, donde después de varios años su sarcófago fue abierto y se dieron cuenta que lo único que permanecía intacto era su lengua, dando como resultado que los cristianos se hicieran más devotos a él.

Luego de haber transcurrido 352 días, fue canonizado por los grandiosos milagros que manifestó. El día donde celebran a San Antonio de Padua es el 13 de junio.

Las oraciones para los Milagros de San Antonio de Padua

En la Basílica, la cual lleva su apellido por honor, Padua. Se aceptan las oraciones por correo electrónico y colocarlas debajo de sus restos, los cuales son visitados por los cristianos cada año. Alguna de sus oraciones son:

“San Antonio de Padua, a quien Dios ha seleccionado como mediador nuestro en los afanes y pérdidas de las cosas materiales, como guardador de los humildes ante los avaros. Guárdanos de todas las necesidades y de la maldad de la vida, otórganos sincero amor le los humildes, mucha fe en Dios. Especialmente rezamos por tu intercesión en este favor.”

 

“San Padua, patrono de los humildes y las cosas perdidas! Tú que eres tan bondadoso con los humildes pecadores, no mires mi falta, antes bien, considera la Gloria de Dios que será una vez más exaltada por ti al concederme la petición que yo ahora hago.

Glorioso San Antonio de los milagros, te pido ayuda. Has venido a mi socorro y me has aliviado, me siento agradecido de corazón. Acepta esta ofrenda de mi devoción y amor.

Me comprometo a vivir siempre amando a Dios y al prójimo. Continúa guardándome y concédeme la gracia de poder un día entrar el Reino de los Cielos, Amén.”

Frases milagrosas de San Antonio de Padua

Durante el peregrinaje de San Antonio de Padua, fue dejando en todo lugar donde le fue permitido dar sus sermones algunas frases. Estas frases han sido recopiladas y a continuación te mostrare alguna de ellas.

“No hay otro nombre más poderoso para limpiarnos de nuestros pecados que el de Jesús, es inevitable clamar a Él y que no se incline a escuchar el clamor de su pueblo.”

“Al contemplar el sufrimiento de Jesús por nosotros en la cruz, hace que me aleje de la vanidad de la vida.”

“¡Qué insensatos son los seres humanos al creer que se pueden hacer Dios! ¡Miserables! Por querer esto en tu corazón te has depravado.”

“Solo los limpios de manos y puros de corazón! Podrán contemplar su santo monte.

Santos Catolicos