Oración del Santo Agustín

Los milagros  permiten que cada creyente, aunque sea con una oración mantengan  su fe en la religión, el catolicismo y en la  iglesia católica apostólica y romana. La oración de Santo Agustín trae consigo la bendición de Dios.

Lo que nos mueve es la fe, el pueblo cristiano siempre por tradición dirige esta fe hacia  la fe en un santo,  quienes con su ejemplo de vida, muestras de sacrificio y su  conversión en Dios, lograron que con su bondad, ser seres humanos que al seguir la bondad de Dios,  dar un ejemplo con su vida y su sacrificio, San Agustín  es uno de ellos.

San Agustín un santo para los milagros

San Agustín  nace en Argelia al norte de África, fue un padre de la iglesia Occidental, su fiesta es el día 28 de Agosto, es un ejemplo de la conversión, en su búsqueda de la verdad, luego de estudiar literatura, comienza a estudiar filosofía y de ahí se convierte al cristianismo en la  búsqueda de la verdad. Santa Agustín, hijo de quien sería Santa Mónica, quien influyo en su conversión a la religiosidad y a seguir los principios y servir a Dios.

El reconocimiento de San Agustín  en la iglesia es tan maravilloso, que nada turbo su fe, fue un filósofo reconocido en la época, al tratar de hacer convivir los temas más paradigmáticos y controversiales en la historia del mundo, los cuales, son el ser, la existencia y el bien y el mal, como pensador San Agustín forma parte del humanismo cristiano.

Oración a San Agustín

Para pedir la intersección de San Agustín,  se puede hacer una plegaria sencilla, debe hacerse con conversión y desde el corazón, puede hacerse de la siguiente forma:

Amado San Agustín  doctor en la iglesia, maravilloso hijo de Dios, así como nada perturbo tu fe, te pido porque permitas ver a tus hijos el bien y el mal, en cada situación.

Es así como San Agustín  como hijo de Dios, logra que hagamos de nuestra vida una verdadera conversión, con nuestro ejemplo en la fe y en la esperanza de recibir las alabanzas y bendiciones de Dios.

Permítenos recibir Amado San Agustín  la gracia y misericordia de Dios para sanar nuestras miserias causadas por nuestro estilo de vida, por nuestra falta de fe y oración.

Tú, San Agustín hijo de Dios, fortalece y renueva nuestra fe, conviértenos en la oración para que nuestra fe, sea ejemplo vivo de que la voluntad de Dios solo se nos acercara cuando exista una verdadera convicción como humanos de pedir perdón y de ser fieles a el desde la bondad del corazón, sin maldad ni recelo.

Pon San Agustín,  en cada palabra de nuestras oraciones la verdadera conversión que mueva cada corazón, tanto del quien ora como de quien no lo hace, para no solo orar para pedir sino para agradecer las bendiciones diarias de nuestro padre Dios todopoderoso.

Te suplico San Agustín, que como hijo de Dios, aprenda que mi fe, sea más fuerte que la desesperanza, que tu auxilio e intersección ante Dios no sea desesperado sino por la real conversión de mi alma y mi corazón.

Gracias San Agustín por tus bendiciones. Amen.

Santos Catolicos