¿Es la Cuaresma un tiempo para rendirse o aumentar?

Haz la primera valoración

Cada Cuaresma la Iglesia nos invita a profundizar nuestra obediencia y amor a Dios con mayores prácticas penitenciales. Aquí, tomamos nuestra dirección de Jesús quien pasó 40 días y noches en el desierto penitencial y nos dio un modelo para vencer nuestras debilidades y tentaciones. “Por los cuarenta días solemnes de Cuaresma, la Iglesia se une cada año al misterio de Jesús en el desierto” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 540).

El Catecismo afirma que tiempos como la Cuaresma son “particularmente apropiados” para “la abnegación voluntaria como el ayuno y la limosna” (CIC, No. 1438).

La penitencia propiamente dicha debe conducir a la conversión. Una mayor vida de oración debe acompañar nuestras prácticas penitenciales. Eso incluiría una asistencia más frecuente a la Santa Misa o la recepción del sacramento de la penitencia o una mayor lectura de las Sagradas Escrituras o devociones.

La Iglesia requiere ciertas prácticas penitenciales de los católicos. Durante los viernes de Cuaresma (y todos los viernes del año) los católicos mayores de 14 años están obligados a abstenerse de comer carne. La excepción actual a esto en los Estados Unidos para los viernes fuera de la Cuaresma es que podemos realizar otra penitencia aceptable en sustitución de la abstinencia de carne. Además, la Iglesia requiere que los católicos de 18 a 59 años de edad ayunen el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Los actos penitenciales de ayuno, oración y limosna —y todas las penitencias— son “una reorientación radical de toda nuestra vida, un retorno, una conversión a Dios de todo corazón, un fin del pecado, un apartamiento del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido” (CIC, no. 1431). La penitencia nos permite acercarnos más plenamente al corazón de Dios.