Oración como acción de gracias

Haz la primera valoración

“Te agradezco, Señor, con todo mi corazón; en presencia de los ángeles te canto” (Salmo 138:1).

Expresar gratitud a Dios es nuestra manera de reconocer que Dios es la fuente de todo. La oración de acción de gracias puede ser un “¡Gracias a Dios!” espontáneo. después de escuchar buenas noticias después de un momento difícil, o una oración formal como la Gracia antes de las comidas. El Catecismo de la Iglesia Católica señala que “todo acontecimiento y necesidad puede convertirse en ofrenda de acción de gracias” (n. 2638).

Las oraciones de acción de gracias pueden estar específicamente relacionadas con una oración contestada o un buen resultado inesperado. También pueden nacer de una mentalidad de gratitud, donde llegamos a reconocer todo como un regalo de Dios. Encontrar lo bueno en cada situación y agradecer a Dios por ello puede fortalecer a aquellos que sufren tiempos difíciles.

Cuando es difícil ser agradecido dentro de nuestras propias situaciones, aún podemos mirar más allá de nosotros mismos y encontrar formas de agradecer a Dios. Podemos agradecerle por algo bueno que le ha pasado a otra persona o por la belleza que vemos en el mundo creado.

En los prefacios de la Plegaria Eucarística del Misal Romano, el celebrante reza: “Verdaderamente es justo y nuestro deber y nuestra salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno”. Dar gracias es nuestra obligación con Dios (al igual que escribir esas notas de agradecimiento es nuestra obligación cuando recibimos un regalo de bodas), pero es más que una obligación: es bueno para nosotros. Las oraciones de gratitud nos fortalecen en la humildad, recordándonos una y otra vez que no podemos (y no podemos) vivir la vida sin la ayuda de Dios. Del mismo modo, buscar el bien en todas las circunstancias y dar gracias a Dios por ello nos ayuda a perseverar en los momentos difíciles.

Te interesará:  salmo para no tener pesadillas

Está en nuestra naturaleza humana a veces descuidar el dar gracias, como vemos en la parábola de los diez leprosos (Lc 17, 11-19), en la que solo uno de los 10 leprosos que habían sido curados volvió a dar gracias a Jesús. Tal vez los nueve que se olvidaron de decir «gracias» estaban demasiado emocionados, no lo sabemos con certeza. Pero sí sabemos que Jesús estaba consternado porque solo uno de los leprosos regresó para agradecerle. No es que se le deba agradecer, sino que necesitamos los frutos de nuestra propia gratitud: el fortalecimiento de las virtudes. Expresar nuestra gratitud a Dios refuerza nuestra relación con él, de la misma manera expresar nuestro agradecimiento a alguien por darnos un regalo o ayudarnos puede fortalecer nuestro vínculo de amistad o familiar.

Acción de gracias es fácil cuando recibimos algo que queremos, y mucho menos cuando no recibimos lo que esperábamos. Pero San Pablo escribe: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tes 5,18). Necesitamos buscar y estar agradecidos por los dones de Dios incluso en tiempos difíciles o cuando estamos lidiando con algo inesperado. La gratitud debe ser más que un sentimiento, para que podamos tomar medidas para construir corazones agradecidos. Podemos comenzar enumerando deliberadamente las cosas por las que podemos estar agradecidos, haciéndonos conscientes de la Providencia de Dios en nuestras vidas. Y podemos llevar esa gratitud a nuestra oración.

El beato Solanus Casey fue famoso por decir: “Gracias a Dios por adelantado”. Esto era evidencia de su gran confianza en que Dios escucharía y contestaría sus oraciones. Por supuesto, eso no significaba que Bl. Solanus creía que Dios le daría todo lo que quería, pero confiaba en que Dios conocía sus necesidades y le proporcionaría lo mejor para él. Agradecer a Dios con anticipación es una expresión tanto de confianza como de gratitud.

Te interesará:  La oración como intercesión

¿Dónde vemos esto en la Misa?

Las oraciones de acción de gracias constituyen gran parte de la Misa, que se llama “Eucaristía, porque es una acción de acción de gracias a Dios” (CIC, n. 1328). Durante la Misa, damos gracias a Dios en el Gloria: “Te damos gracias por tu gran gloria” y la respuesta después de las lecturas y el rito de despedida: “Gracias a Dios”. En el Prefacio a la Plegaria Eucarística, el celebrante nos dirige: “Demos gracias al Señor nuestro Dios”.

3 formas prácticas de orar de esta manera:

  1. Di gracias antes de las comidas, incluso cuando estés comiendo solo o cuando estés en un restaurante.
  2. Cuente sus bendiciones. En su diario o agenda, escriba una cosa por la que esté agradecido al final de cada día, luego ofrezca una breve oración, como «Gracias a Dios» o un verso de acción de gracias de uno de los salmos.
  3. Escriba una carta a Dios, describiendo su gratitud por una respuesta a la oración que no era la que esperaba.

¿Qué dicen los santos acerca de la oración de acción de gracias?

“El secreto de la felicidad es vivir el momento a momento y dar gracias a Dios por lo que nos está enviando cada día en su bondad” (Santa Gianna Beretta Molla).

Barb Szyszkiewicz, franciscana secular, es editora de CatholicMom.com y autora de “ La pequeña guía práctica para la oración ” (OSV, $5.95). Lea más de la serie de oraciones aquí .