Los motivos de Judas

Haz la primera valoración

Judas Iscariote ha sido durante mucho tiempo uno de los personajes más fascinantes del Nuevo Testamento. Como traidor de Jesús, tiene una notoriedad sin igual, y con razón.

Las Escrituras son claras al nombrarlo como el traidor, pero su motivación ha sido durante mucho tiempo objeto de especulación. ¿Cómo podría alguien a sabiendas y voluntariamente cometer un acto tan horrible contra el inocente Cordero de Dios, el Salvador del mundo? Algunas explicaciones parecen diseñadas para mitigar la culpa de Judas al retratarlo como alguien que no era tan siniestro como débil, confundido o simplemente tratando de ayudar.

Examinemos primero las principales teorías, todas derivadas de las Escrituras.

Teorías sobre los motivos

Primero está la teoría de que Judas traicionó a Jesús porque estaba codicioso de dinero. Los cuatro Evangelios señalan esto como al menos un motivo contribuyente.

El Evangelio de Mateo es único al mencionar las 30 piezas de plata como el precio que pagó Judas por la traición (ver 26:15). También es el único relato que cuenta cómo Judas más tarde se arrepintió de sus acciones, arrojó el dinero a los principales sacerdotes y se ahorcó (27:3-5).

Marcos y Lucas también cuentan que Judas vendió a Cristo a los sumos sacerdotes (ver Mc 14, 10-11; Lc 22, 1-6). Pero Lucas ofrece una nueva novedad: Satanás primero “entró en Judas” (22:3) antes de reunirse con los principales sacerdotes y escribas para planear el arresto de Jesús.

El Evangelio de Juan es más duro en su tratamiento de Judas. Es el único Evangelio que nombra a Judas como el que se indignó por el despilfarro cuando una mujer derramó perfume en los pies de Jesús, estimando que podría haber sido vendido por el salario de un año y el dinero se daría a los pobres (cf. Jn 12). :1-8).

Te interesará:  Lo que creemos, Parte 19: La Iglesia Católica, Pueblo de Dios

Juan también asigna a Judas un motivo para su objeción: “Él dijo esto no porque se preocupara por los pobres, sino porque era ladrón y tenía la bolsa del dinero y robaba las ofrendas” (12:6). Juan, como Lucas, también menciona el papel de Satanás en la traición de Judas a Jesús (13:27).

Entonces, la lujuria por el dinero y la influencia del diablo son las razones más claras dadas por el pecado de Judas en los relatos de las Escrituras. Sabía el valor de un dólar, y era un hombre que podía ser comprado. Su orientación hacia la codicia lo convirtió en un blanco relativamente fácil para Satanás. Quizás la recompensa de los sumos sacerdotes representaba para él “una oferta que no podía rechazar”.

Otros factores

Los Evangelios también insinúan otros factores contribuyentes.

En Mateo, por ejemplo, Judas siempre se dirige a Jesús como “Rabí”, pero nunca como “Señor”. Algunos eruditos ven esto como una señal de que Judas no entendió la identidad y el papel salvador de Jesús.

La designación “Judas [el] Iscariote” aparece en más de un Evangelio. “Iscariote” puede ser una fusión del hebreo ish Kerioth, u “hombre de Kerioth”, un pueblo en la parte sur de Judea. Si es así, se ha especulado débilmente que Judas era el único no galileo entre los Doce y puede haberse sentido como un extraño, un aislamiento que posiblemente podría haber aumentado la tentación de cometer traición.

“Iscariote” también se parece mucho a una palabra griega que significa “portador de dagas”. Esto sugeriría que Judas era miembro de los Portadores de la Daga, el brazo más radical de los zelotes.

Te interesará:  Lo que creemos, Parte 7: La misión de gloria de la iglesia

Los zelotes creían que el Mesías vendría como un líder militar que liberaría a los judíos de sus opresores romanos. Los Portadores de la Daga entre ellos estaban dispuestos a liberar al pueblo judío a través de lo que hoy consideraríamos como actos de terrorismo. Esta teoría sostiene que Judas estaba desilusionado con Jesús y creía que arrestar a Jesús podría obligarlo a comenzar la revolución.

Una lección para todos

¿Qué teoría es la correcta? Sin duda varios de estos factores, y quizás otros también, jugaron un papel. En su audiencia general semanal del 18 de octubre de 2006, el Papa Benedicto XVI habló sobre Judas y mencionó algunas teorías clave. Pero, en última instancia, dijo, los motivos de Judas siguen siendo un misterio.

La realidad fundamental, señaló el Papa, es que Judas “cedió a la tentación del maligno”. Continuó señalando una lección para todos los creyentes al señalar que, por más cerca que estuviera Judas de Jesús, no era invulnerable al pecado.

“Es un error”, dijo el Papa Benedicto, “pensar que el gran privilegio de vivir en compañía de Jesús es suficiente para santificar a una persona.

“Jesús no fuerza nuestra voluntad cuando nos invita a seguirlo por el camino de las bienaventuranzas. La única forma de evitar los escollos que nos rodean es entregarnos enteramente a Jesús, entrar en plena comunión con Él, de modo que pensemos y actuemos como Él lo hizo, en total obediencia al Padre”.

Gerald Korson escribe desde Indiana.