Dos cosas que debe saber sobre la ascensión de Cristo al cielo

Haz la primera valoración

La ascensión del Señor Jesús al cielo es un misterio enraizado en la historia y del que habla la Escritura, como la Resurrección. Se presenta tanto al final del Evangelio de Mateo como al comienzo de los Hechos de los Apóstoles. También se alude en el Evangelio de Juan, cuando Jesús resucitado se encuentra con María Magdalena y le dice: “Deja de aferrarte a mí, porque todavía no he subido al Padre. Pero ve a mis hermanos y diles: ‘Voy a mi Padre ya vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios’” (Jn 20,17).

La Ascensión es la culminación de los misterios pascuales de la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús, y es el paso final antes de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “La última aparición de Jesús termina con la entrada irreversible de su humanidad en la gloria divina, simbolizada por la nube y por el cielo, donde está sentado desde entonces a la diestra de Dios” (n. 659).

Sin embargo, quizás nos sintamos un poco como los Apóstoles que presenciaron la Ascensión, parados allí, mirando hacia arriba, preguntándonos qué acababa de pasar. ¿Por qué se fue Jesús? ¿A dónde fue él? La respuesta de los ángeles a ellos también es pertinente para nosotros: “Varones galileos, ¿por qué estáis allí mirando al cielo? Este Jesús que ha sido tomado de vosotros arriba en el cielo, así volverá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11).

Hay dos cosas para recordar acerca de este misterio. Primero, de manera muy real, la ascensión de Jesús al cielo es la meta para cada uno de nosotros. Él va delante de nosotros, y debemos seguirlo allí. En la Ascensión, el dominio de la gloria de Dios se abre ante nosotros, y Jesús, en Su humanidad glorificada, toma el lugar que le corresponde a la diestra de Dios. Es un privilegio para todos nosotros que uno de los nuestros, un hombre como nosotros en todo menos en el pecado, haya sido tan glorificado. No solo eso, él nos está llamando e intercediendo por nosotros siempre para que algún día nos unamos a él. Como dice el Catecismo: “Abandonada a sus propias fuerzas naturales, la humanidad no tiene acceso a la ‘casa del Padre’, a la vida ya la felicidad de Dios. Sólo Cristo puede abrir al hombre un acceso tal que nosotros, sus miembros, tengamos la confianza de que también nosotros iremos donde él, nuestra Cabeza y nuestra Fuente, nos ha precedido» (n. 661).

La segunda cosa a recordar acerca de este misterio es que Jesús regresará. Cuando llegue ese día, debemos estar preparados. Nos ha pedido que seamos sus discípulos fieles, viviendo en una amistad vital con él. Esto no es magia, sin embargo. Se necesita el poder del Espíritu Santo, que cada uno de nosotros recibe en el bautismo y la confirmación. También requiere una relación vivida con Dios en oración. Finalmente, Jesús espera que estemos abiertos, disponibles y dispuestos a cooperar con él en la misión a la que nos llama.

Lo último que Jesús dijo a los Apóstoles fue: “Pero recibiréis poder, cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1: 8). En el Evangelio de Mateo, el último mandato es similar: “Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que yo he te mandé Y he aquí, yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (28:19-20). Si vivimos esa misión de Cristo y verdaderamente hacemos discípulos de todas las naciones, entonces su presencia está con nosotros a pesar de su ausencia corporal. Ante todo, Jesús está con nosotros en la Eucaristía y en la liturgia de la Iglesia. Jesús también está presente espiritualmente cuando oramos en su nombre, como dijo:

La obra de Jesús en la tierra ahora está completa, pero la tarea de dar testimonio de Él y hacer discípulos nunca termina, no hasta que Él regrese al final de los tiempos. Esa es la tarea que comenzaron a hacer los Apóstoles, comenzando con la oración en el aposento alto mientras esperaban el Espíritu Santo prometido. María, la Madre de Jesús, estaba allí con ellos. Revestidos del poder del Espíritu Santo en Pentecostés, los Apóstoles y discípulos de Jesús comenzaron a predicar y enseñar acerca de él a judíos y gentiles. Comenzaron a hacer lo que el Señor Jesús les pidió que hicieran: dar testimonio y hacer discípulos. Esa tarea no es solo de ellos; nos pertenece a todos.

La Hermana Anna Marie McGuan, RSM, es Directora de Formación Cristiana en la Diócesis de Knoxville.