Domingo de la Divina Misericordia

Haz la primera valoración

Desde el año 2000, la Iglesia universal concluye la Octava de Pascua celebrando el Domingo de la Divina Misericordia. Esta gran solemnidad llama a los fieles a regocijarse en el amor misericordioso de Dios tal como se manifiesta más profundamente en el misterio pascual de Jesucristo.

Pero, ¿qué es exactamente la Divina Misericordia? ¿Dónde comenzó esta devoción a la Divina Misericordia? ¿Es este un nuevo día de fiesta en la Iglesia?

Una historia de misericordia

En su encíclica de 1980 Dives in Misericordia (“Ricos en Misericordia”), el Papa Juan Pablo II escribe: “Creer en el amor [de Dios] significa creer en la misericordia. Porque la misericordia es una dimensión indispensable del amor; es como el segundo nombre del amor y, al mismo tiempo, la manera específica en que el amor se revela” (n. 7).

La historia de la salvación es rica en evidencia de esta verdad. Desde el principio, la Alianza que el Señor estableció con el pueblo de Israel reflejó la naturaleza de Su amor. Al dar los Diez Mandamientos a Moisés, promete mostrar “misericordia a millares de los que me aman y guardan mis mandamientos” (Ex 20:6, RSV).

Más tarde, de nuevo a Moisés, Dios le da esta descripción de sí mismo: “El Señor, el Señor, un Dios misericordioso y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia y fidelidad, que guarda misericordia por millares” (Ex 34, 6-7). , RSV).

A medida que continúan las narraciones del Antiguo Testamento, vemos que el pueblo de Israel se vuelve habitualmente a Dios en su pecado y miseria como un niño se vuelve a su padre, confiando en su perdón misericordioso.

El rey David canta al Señor que es “misericordioso y clemente”, “lento para la ira y grande en misericordia” y que no nos trata según nuestros pecados (ver Salmos 103, 145). Incluso los profetas, que predican un mensaje de destrucción para Israel por su infidelidad, hablan también de la misericordia que el Señor desea derramar sobre él si el pueblo vuelve a Él (cf. Jer 3,12; Os 14,3).

Aunque la realidad de la gran compasión de Dios está inequívocamente establecida y confirmada en la historia del Antiguo Testamento, es la venida de Su Hijo la que le da al mundo la encarnación real de este amor y misericordia. La encíclica del Papa Juan Pablo observa:

“Cristo confiere a toda la tradición veterotestamentaria sobre la misericordia de Dios un sentido definitivo. No sólo habla de ella… sino que sobre todo él mismo la encarna y la personifica. Él mismo, en cierto sentido, es misericordia» (n. 2).

Te interesará:  Celebrando el Corpus Christi

Toda la vida de Cristo puede verse como un testimonio de la misericordia de Dios.

En Su concepción, Nuestra Señora cantó su gran himno de acción de gracias: “Su misericordia es de edad en edad para los que le temen” (Lc 1, 50).

Al comienzo del ministerio público de Cristo, Él proclamó, “liberación a los cautivos” (Lc 4,18, RSV), y luego, “bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7).

En las palabras de su última agonía, Jesús oró: “Padre, perdónalos” (Lc 23, 34). En efecto, la presencia de Jesucristo en el mundo nos revela el rostro de Dios, que es el “Padre misericordioso” (2 Cor 1, 3, RSV).

Jesús, en ti confío

Hablando simplemente, entonces, la “Divina Misericordia” es otro nombre para la revelación de este magnífico amor de Dios, que culmina en la vida, muerte y resurrección de Cristo. Los cristianos han conocido y alabado durante mucho tiempo esta abundante misericordia. En este sentido, la devoción a la Divina Misericordia no es nueva.

Sin embargo, hace menos de un siglo, Dios mismo desafió a los cristianos a una renovada conciencia y confianza en su misericordia, lo que ha comenzado a avivar la vieja llama de la devoción hacia una veneración más ardiente. Nuestro Señor le habló a una joven monja polaca, dándole un recordatorio eterno para toda la humanidad:

“La humanidad no tendrá paz”, dijo, “hasta que se vuelva con confianza a Mi misericordia. … Proclamad que la misericordia es el mayor atributo de Dios”.

Sor Mary Faustina Kowalska, nacida en 1905, era monja de clausura de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en Polonia. El 22 de febrero de 1931, Jesús se apareció por primera vez a Sor Faustina.

Estaba vestido con una túnica blanca, con dos rayos de luz que emanaban de Su corazón: uno rojo y otro blanco, que representaban la sangre y el agua que brotaron de Su costado traspasado en Su crucifixión. Pidió que esta imagen se pintara con la firma, “Jesús, en Ti confío”, y prometió que incluso los pecadores más empedernidos que reverenciaran esta imagen serían salvos. Nuestro Señor le dijo a Faustina su gran deseo de que el primer domingo después de Pascua sea dedicado como la “Fiesta de la Misericordia”, y que esta imagen de Su misericordia sea conocida y venerada por todo el mundo.

Nuestro Señor se apareció a Sor Faustina, a quien llamó Su «apóstol de la misericordia», muchas otras veces en el transcurso de varios años, cada vez hablando de Su gran misericordia para todas las almas. Por indicación de su confesor, Faustina documentó todos sus diálogos con Cristo en lo que llamó su “Diario: Divina Misericordia en mi alma” (que recibió la aprobación eclesiástica de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1979).

Te interesará:  Todo lo que necesitas saber sobre los días de Todos los Santos y de los Difuntos

En estas páginas leemos la repetida y urgente súplica del amor de Nuestro Señor y el propósito de sus conversaciones con Faustina: “Mi Corazón rebosa de gran misericordia por las almas. … Si pudieran comprender que Yo soy el mejor de los Padres para ellos y que es para ellos que la Sangre y el Agua brotaron de Mi Corazón como de una fuente rebosante de misericordia” (Diario, p. 165).

La Fiesta de la Misericordia

Los encuentros de sor Faustina con Jesús se consideran revelación privada, es decir, una revelación fuera del depósito de la fe, y que los fieles no están obligados a creer. Sin embargo, estos mensajes han sido aprobados oficialmente por la Iglesia por no contener nada contrario a la fe o la moral.

Además, el Papa Juan Pablo II reconoció en los escritos de Sor Faustina un mensaje que era verdaderamente de Cristo y relevante para toda la humanidad en todos los tiempos. El 30 de abril de 2000, primer domingo después de Pascua, el Papa Juan Pablo canonizó a Sor Faustina Kowalska y declaró en su homilía de ese día su propio deseo de que el “Segundo Domingo de Pascua… de ahora en adelante en todo el mundo se llame ‘Divino Domingo de Misericordia’”.

En conjunción con los deseos del Papa, el 5 de mayo de 2000, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos emitió un decreto que establece oficialmente el Segundo Domingo de Pascua como “Domingo de la Divina Misericordia”.

Es importante entender que este no es un nuevo día de fiesta en la Iglesia. Como se explica en el documento de la congregación, el Domingo de la Divina Misericordia le da un nombre adicional, una nueva “apelación”, al día que ya es una solemnidad del año litúrgico, es decir, el Segundo Domingo de Pascua. Con respecto a la liturgia de ese día, nada debe cambiarse ni en los textos del Oficio Divino ni en el Misal. De hecho, las lecturas litúrgicas del día previamente establecidas encajan perfectamente con el tema de la misericordia. En el Evangelio, el Señor imparte a los apóstoles Su autoridad para atar y liberar los pecados de los hombres, instituyendo así el Sacramento de la Penitencia.

Te interesará:  Basílica de San Juan de Letrán

La fiesta de la Divina Misericordia, pues, es continuación de la celebración de la Pascua; es, como dijo una vez el Papa Juan Pablo, el “regalo de Pascua” de Cristo para el mundo.

“Del Corazón de Cristo Crucificado”

La fiesta de la Divina Misericordia no es solo un hermoso recordatorio del amor de Dios, sino también un desafío para una comprensión más profunda de quién es Él y quiénes somos nosotros en relación con Él. Santa Faustina reconoció esta verdad y respondió en su debilidad al poder de la misericordia de Cristo.

En la Misa de canonización de Faustina, el Papa Juan Pablo II oró por su intercesión. Debemos unirnos a él en esta oración:

“La Divina Misericordia llega a los seres humanos desde el Corazón de Cristo crucificado. … Hoy, fijando nuestra mirada contigo en el rostro de Cristo Resucitado, hagamos nuestra tu oración de abandono confiado y digamos con firme esperanza: ‘¡Jesús, en Ti confío!’”

La Coronilla de la Divina Misericordia

Nuestro Señor le dio a Santa Faustina un conjunto de oraciones para invocar Su misericordia, llamado la Coronilla de la Divina Misericordia. En cuentas de rosario estándar, rece las siguientes oraciones:

En primer lugar, sobre el crucifijo, un Padre Nuestro, Ave María y el Credo de los Apóstoles.

En cada cuenta de Padrenuestro, reza: “Padre Eterno, te ofrezco el preciantísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, en expiación por nuestros pecados y los del mundo entero. ”

En cada avemaría rezar: “Por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Repita durante cinco décadas. Para concluir, rezar tres veces: “Santo Dios, santo Fuerte, santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.