Conciencia y Verdad

Haz la primera valoración

Hace años leí un artículo muy revelador en un periódico nacional que lleva la descripción «católica» en su cabecera, pero rara vez lleva mucha enseñanza católica ortodoxa debajo de la cabecera.

El artículo, escrito por una mujer joven, se titulaba “Soy católica proelección”. Su afirmación principal fue simple: “Soy una católica proelección porque mi fe católica me dice que puedo serlo”. Ella contó que pasó “varios años” orando, leyendo y estudiando lo que tanto la “jerarquía de la iglesia” como “la iglesia católica, los fieles” tenían que decir sobre el “derecho al aborto”. ¿El resultado? “Al final”, proclamó, “después de meses de evitar mi conciencia para no suscitar ninguna controversia en mi vida, finalmente me di cuenta de que soy una católica proelección”.

Tres observaciones iniciales rápidas. Primero, el lenguaje que usó, especialmente con respecto a la naturaleza aparentemente infalible de la conciencia y el vehículo del discernimiento, hace eco de lo que algunos han estado diciendo sobre las personas en “uniones irregulares”, es decir, el adulterio. En segundo lugar, esta apelación a la conciencia como la última palabra sobre las elecciones y acciones de uno ha sido una carta de juego clave durante los últimos 50 años para aquellos que se oponen a la clara enseñanza de la Iglesia sobre el aborto, la anticoncepción y otros males relacionados con la sexualidad. Tercero, ¡nunca dejo de divertirme y molestarme por la flagrante contradicción interna que existe al apelar a la autoridad de la Iglesia para despedir a esa misma autoridad!

Considere la supuesta lógica: 1) “Me opongo a la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto”; 2) “Estoy obligado a oponerme a esa enseñanza a causa de mi conciencia”; 3) “¡Y debo seguir mi conciencia, porque la Iglesia dice que debo hacerlo!” En otras palabras, tales personas encuentran conveniente seguir las aparentes enseñanzas de la Iglesia cuando desean negar otras enseñanzas inconvenientes de la Iglesia. Sí, es moderadamente ingenioso, bastante superficial y completamente engañoso.

Si seguimos la lógica utilizada anteriormente, llegamos a una conclusión singular: que la conciencia de uno es suprema, incluso más grande que Dios, la verdad, el bien y el mal (aunque pocos están dispuestos a expresarlo de esa manera). Y, por supuesto, esta supremacía infalible de la conciencia individual no solo es aceptable, sino que es la verdad del evangelio para demasiadas personas, incluido un gran número de católicos.

Sí, es cierto que la Iglesia enseña que la conciencia del hombre ocupa un lugar especial en su persona, describiéndola como “el núcleo más secreto del hombre y su santuario. Allí está solo con Dios, cuya voz resuena en sus profundidades» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1776). Desafortunadamente, muchas personas ignoran la letra pequeña o, en este caso, el período de impresión. Los tres elementos esenciales a tener en cuenta aquí son:

1) La conciencia no es creación del hombre, sino “una ley que él no se ha impuesto a sí mismo, sino que debe obedecer” (n. 1776). La conciencia no está involucrada en la creación de la verdad, sino en el reconocimiento de la verdad. En otras palabras, la conciencia es una guía, no un dios.

2) La conciencia debe ser formada e informada. “La conciencia bien formada es recta y veraz”; forma juicios que se conforman “con el verdadero bien querido por la sabiduría del Creador”. Debe ser educada y formada porque los humanos “están sometidos a influencias negativas y tentados por el pecado para preferir su propio juicio y rechazar las enseñanzas autorizadas” (No. 1783).

Esta educación es un trabajo de toda la vida que involucra la virtud y la humildad. Pero vale la pena porque “la educación de la conciencia garantiza la libertad y engendra la paz del corazón” (n. 1784).

3) Una conciencia puede ser mala, mal formada y torcida por el pecado. Muchos factores pueden contribuir a una conciencia profundamente defectuosa: “Ignorancia de Cristo y de su Evangelio, mal ejemplo dado por otros, esclavitud a las propias pasiones, afirmación de una noción equivocada de autonomía de conciencia, rechazo de la autoridad de la Iglesia y su enseñanza, falta de de conversión y de caridad: éstas pueden ser fuente de errores de juicio en la conducta moral» (n. 1792).

Por desgracia, muchas personas lo tienen al revés, insistiendo en que su conciencia proporciona un código moral único, en lugar de ver cómo la conciencia guía los juicios de uno sobre situaciones particulares a la luz de la verdad y bondad universales y objetivas, es decir, dadas por Dios.

Carl E. Olson es el editor de Ignatius Insight ( www.ignatiusinsight.com) . Él y su familia viven en Eugene, Oregon.