Cómo el Venerable Fulton Sheen encarnó las 7 virtudes clave

Haz la primera valoración

El Venerable Fulton J. Sheen es un modelo para quienes luchan por la santidad. A través de su práctica de las virtudes teologales y cardinales, que comprenden las características principales de los candidatos a la santidad, la vida de Sheen da una idea de cómo podría y debería parecerse la nuestra.

Fe

La fe iluminó la vida de Sheen por encima de todo. Sabía que su Redentor vive, y moldeó y definió todo acerca de él. “Si no vives lo que crees, terminarás creyendo lo que vives”, dijo una vez Sheen.

La fuerza de la fe de Sheen significaba que no podía hacer nada más que dedicarse a la misión de dar a conocer y amar a Cristo. Inicialmente inmerso en la academia, Sheen estudió filosofía y teología. Luchó con las cuestiones perdurables de la fe y la razón y, como profesor, enseñó claramente su integración.

Sucesor de los Doce, Sheen poseía una fe marcada por un celo apostólico por las almas. Puso sus muchos dones al servicio de transmitir la palabra de Dios de maneras frescas, atractivas y convincentes, y la profundidad interna de su fe llegó tan magnéticamente que atrajo a millones a la verdad.

Un hijo fiel de la Santísima Madre, Sheen se adhirió devotamente a su ejemplo. Se abandonó a la providencia de Dios, siguiendo el mandato de María de hacer todo lo que Cristo nos diga.

Esperar

Sheen tenía una gran esperanza y anhelo de vida eterna. Él confiaba en que Dios estaba en control y que todos los diseños de Dios obraban para bien. A multitudes, Sheen impartió que la vida realmente vale la pena vivirla.

En medio de tiempos difíciles y con una persuasión gozosa, Sheen proclamó al mundo que debido a la muerte y resurrección de Cristo, sabemos que Dios tiene la última palabra. Sheen le dio a la gente motivos de esperanza en medio de la oscuridad. En última instancia, quería que los demás desearan la vida eterna tanto como él.

El ejercicio de esperanza de Sheen también significó que conocía la importancia y el valor del sufrimiento como parte de la cruz de Cristo. Bien familiarizado con el sufrimiento, Sheen confiaba en que no solo tenía un propósito para el bien, sino que debía ser abrazado para nuestra salvación. Una vez dijo: “Al final, descubriremos que a veces, cuando somos muy buenos, el sufrimiento es para mejorarnos, y tendremos un lugar más alto en el cielo”.

Caridad

La caridad es intrínseca a la vida cristiana. San Pablo dijo que es la “mayor” de las virtudes. Como dijo el propio Sheen, “no se requiere mucho tiempo para hacer un santo. Sólo requiere mucho amor.”

Sheen dijo una vez que “la mayor historia de amor de todos los tiempos está contenida en una pequeña hostia blanca”. Este fue el amor que lo transformó. Su Hora Santa Eucarística diaria era legendaria. Desde el día de su ordenación hasta el día de su muerte, Sheen pasó una hora al día orando en presencia del Santísimo Sacramento. Desde el escritorio de su oficina, a través de una puerta abierta, podía contemplar el tabernáculo en todo momento. Su unión con Cristo lo capacitó para guiar a otros a Cristo de manera más completa, precisa y convincente en todo lo que dijo e hizo. Sheen era un hombre de muchos talentos y logros, pero fue Cristo quien le permitió usarlos de la mejor manera.

Fue la caridad lo que motivó el celo de Sheen por las almas. Llevar a otros a Cristo era el bien más grande que podía realizar al servicio de ellos y, a menudo, se presentaba en forma de sacrificio personal. Con un corazón pastoral, Sheen vivió para los demás. Ofreció sabios consejos con amor paternal. Y se entregó constantemente. Ni siquiera su tiempo fue el suyo, pues se dedicó a sus estudios y a la preparación de su ministerio de evangelización, al trabajo en favor de las misiones o en la diócesis que gobernaba.

Donde Sheen vio una necesidad, respondió con caridad. Amaba a su prójimo como a sí mismo. Una vez predicó acerca de nuestro juicio: “Muéstrame tus manos. ¿Tienes una cicatriz de dar? ¿Una cicatriz de sacrificarte por otro? Muestrame tus pies. ¿Te has dedicado a hacer el bien? ¿Fue herido en servicio? Muestrame tu corazón. ¿Has dejado un lugar para el amor divino?

El amor de Sheen por Cristo también se manifestó en un amor por los pobres y marginados, a menudo de manera oculta. También trabajó para recaudar fondos para las misiones extranjeras y donó la gran mayoría de las ganancias de sus libros y programas de televisión para ese fin. “Nunca midas tu generosidad por lo que das, sino por lo que te queda”, escribió Sheen.

Prudencia

Sheen ejerció la prudencia al confiar en la providencia de Dios. Lo sintonizaba para escuchar la voz de Dios, incluso cuando Dios hablaba a través de otros. Sheen no se apresuró a emitir juicios, sino que se tomó el tiempo para discernir en oración. Cuando escuchaba a los demás, ya sea a los que buscaban consejos o a los que se los daban, Sheen mostraba una doble atención: primero, a la persona que estaba con él, pero, además, a lo que Dios podría estar diciendo en la situación dada. Esta no fue una tarea fácil para un hombre de las enormes responsabilidades y la fama de Sheen.

Una prudencia sobrenatural brillaba en su trato con los demás. Profundamente consciente de lo mucho que los demás lo admiraban o querían estar en su círculo íntimo, Sheen manejó esas relaciones con gracia y distinción, empleando cantidades iguales de precaución y preocupación.

ARZOBISPO FULTON SHEEN

El arzobispo Fulton J. Sheen aparece en una foto sin fecha hablando durante una transmisión de televisión. (Archivos CNS)

Justicia

Sheen actuó con justicia hacia Dios y los demás. Sin tomarse a sí mismo demasiado en serio, Sheen reconoció que todos los talentos que tenía se debían a que Dios obraba a través de él. En todo lo que dijo e hizo, Sheen recordó que su obra era la del Señor. Conocido por llevar a muchos a la fe, particularmente a través de su ministerio de medios, el Papa Pío XII le preguntó una vez a Sheen cuántos conversos podrían atribuirse a su trabajo. Sheen respondió: “Siempre temo que si los contara, podría pensar que los hice yo, en lugar del Señor”.

La predicación y la enseñanza de Sheen también exigieron la dignidad de la persona humana. Que todos estén hechos a la imagen de Dios no era un concepto teológico abstracto para Sheen, sino una realidad vivida. Sheen abogó por la justicia social, desde la armonía racial hasta el fin de la guerra y la violencia. Trató a las personas por igual y se puso a disposición de todos, sin importar su estado. Sheen era accesible tanto para los más grandes como para los más pequeños.

Fortaleza

Sheen exhibió fortaleza en medio de una gran cantidad de dificultades tanto en la vida privada como en la pública. Comprometido con una vida de santidad y virtud, se negó a ceder en sus propias convicciones y creencias. Ante las pruebas, Sheen siguió siendo un heraldo alegre e infatigable del Evangelio, admirado por mantener la paz del alma.

La felicidad de Sheen se encontraba en el conocimiento de que Dios siempre saca algo bueno de cualquier situación. Públicamente, la fortaleza de Sheen se vio en su predicación de verdades duras. Considere aquí sus críticas proféticas de la sociedad estadounidense o sus acérrimas denuncias del comunismo en el apogeo de su florecimiento. En medio de sus éxitos y popularidad, Sheen enfrentó tranquila pero valientemente la envidia, el desprecio y el dolor resultante, especialmente de otros miembros de la jerarquía.

“Entonces, la verdadera prueba del cristiano no es cuánto ama a sus amigos”, escribió Sheen una vez, “sino cuánto ama a sus enemigos”. Al final de su vida, un Sheen purificado podría decir: «He tenido mucho sufrimiento en los 83 años de mi vida: sufrimiento físico y otros sufrimientos, que nunca debieron [haber] ocurrido, pero duraron muchos años. Y sin embargo, cuando miro hacia atrás, sé muy bien que nunca he recibido el castigo que merecía. Dios ha sido fácil conmigo”.

Sheen exhibió dosis heroicas de autocontrol, humildad y amabilidad, que también fueron antídotos para las tentaciones que se le presentaron a lo largo de la vida, especialmente aquellas asociadas con sus logros, elogios, posición y fama.

Templanza

Sheen permitió que Dios reinara en su corazón. Como hombre de templanza, no fue controlado ni dominado por las pasiones de la voluntad. No era conocido por su temperamento desmesurado o la humillación de los demás, sino por una atractiva tranquilidad que lograba a través del autocontrol y la moderación. En sus interacciones con los demás, Sheen a menudo era manso, tranquilo y gentil.

Sin depender ni apegarse a los bienes terrenales, los hábitos de vida de Sheen estaban marcados por la sencillez, aunque también apreciaba las cosas buenas de la vida. Sin la intención de acumular tesoros mundanos, Sheen cultivó un almacén para la eternidad. Reconoció su propia pecaminosidad y buscó la reconciliación.

Al final, Sheen supo, como San Agustín, que solo en Dios su corazón podía encontrar descanso.

Michael Heinlein es editor de Simply Catholic de OSV y se graduó de la Universidad Católica de América. Escribe desde Indiana. Este artículo fue publicado originalmente en Our Sunday Visitor.