¿Qué es la heráldica en la Iglesia Católica?

Haz la primera valoración

La heráldica eclesiástica es a la vez familiar y misteriosa.

Vistos con frecuencia de una forma u otra, los escudos de armas impregnan nuestra cultura católica de muchas maneras: en cartas y periódicos, sitios web diocesanos y páginas de Twitter, en iglesias romanas y catedrales diocesanas. Sin embargo, la mayoría de los católicos desconocen el significado de esta práctica tradicional.

Cargada de tradición, la heráldica eclesiástica es un sistema regulado de autoidentificación, adoptado por la Iglesia de la sociedad medieval, que opera como una ciencia y una forma de arte con sus propias reglas y normas.

Un logro heráldico, también llamado escudo de armas, está legalmente permitido para aquellos que ocupan cargos eclesiásticos, por ejemplo, papas, cardenales, arzobispos, obispos, monseñores, sacerdotes, superiores religiosos como abades y abadesas, así como territorios eclesiásticos y instituciones — por ejemplo, diócesis, órdenes religiosas, caballerías papales, basílicas, catedrales, iglesias parroquiales, escuelas y otras instituciones católicas. Si bien la heráldica corre el riesgo de ser vista como altiva o pomposa, en realidad simplemente busca anunciar (o anunciar) gráficamente, en color y símbolo, quién y qué es el portador.

Identificación

El uso de elementos artísticos para identificar personajes, lugares y posesiones existió por primera vez en las sociedades precristianas. Los faraones del antiguo Egipto ofrecen uno de los primeros precursores de las prácticas heráldicas. Sus diversas tenencias de bienes y propiedades se identificaron con los símbolos que se encuentran en el cartucho, un símbolo ovalado que contiene jeroglíficos personales con una línea distintiva en la parte inferior que indica realeza. Asimismo, el Libro de Números proporciona evidencia de que las tribus de los israelitas nómadas usaban estándares y símbolos en los primeros tiempos bíblicos (ver 1:2, 18, 52).

El escudo de armas papal del Papa Benedicto XVI (2005-2013). Shutterstock

La heráldica moderna tiene sus orígenes en la Batalla de Hastings en 1066, ilustrada en el famoso Tapiz de Bayeux, cuando los caballeros ocultos por armaduras de batalla fueron identificados por primera vez con escudos decorados. Los desarrollos posteriores incorporaron el diseño del escudo en abrigos corporales, pancartas e incluso cubiertas para caballos. Estos escudos de armas posteriormente se convirtieron en sinónimos de la familia del caballero, especialmente después de la Tercera Cruzada (1189-1192). La forma y el carácter de la heráldica eclesiástica están estrechamente ligados a estos desarrollos ya que la Iglesia adoptó muchas de las costumbres y tradiciones de la cultura.

Te interesará:  cristianos coptos

A medida que la Europa feudal y beligerante pasó a las estructuras de la nobleza y la realeza, las armas familiares se usaron de manera muy similar al antiguo Egipto: para identificarse a sí mismos y a sus posesiones. Se incorporaron medidas similares de identificación personal en artículos tales como sellos (a menudo parte de anillos), que estaban legalmente obligados a usar en documentos y cartas como un medio para proporcionar autenticidad y evitar la falsificación.

Debido a que el estatus noble y la propiedad eran heredados por el hijo mayor a través de la primogenitura, el hijo menor normalmente se ofrecía para el servicio en la Iglesia. Las armas familiares continuaron siendo utilizadas por aquellos designados para tales puestos eclesiásticos de jurisdicción y autoridad, aunque generalmente se modificaron para uso eclesiástico al eliminar los símbolos bélicos. Muchas fuentes indican que el primer obispo que se sabe que lo hizo fue Guy de Vergy, obispo de Autun a principios del siglo XIII. Un escudo de armas papal personal, además de la tiara estándar y las llaves indicativas del cargo papal, se utilizó por primera vez durante el pontificado del Papa Martín V (1417-31). El uso de la heráldica por parte de todos los funcionarios eclesiásticos se convirtió en un medio estandarizado de autoidentificación a partir del siglo XVII.

Reglas de la heráldica

Debido a que un escudo de armas busca identificar a su portador, cada uno debe ser único, como un pasaporte o un número de Seguro Social. Por lo tanto, se establecieron oficinas y métodos para la documentación y la legislación tanto para la heráldica secular como para la eclesiástica, siendo el ejemplo secular más notable y perdurable el Colegio de Armas establecido en Inglaterra por el rey Ricardo III en 1484. La codificación inicial de la heráldica en la Iglesia coincidió con la generalización práctica en el siglo XVII a través de un sistema de tocado eclesiástico desarrollado por el heraldista e impresor francés Pierre Palliot.

Aunque la jurisprudencia de la heráldica secular pesa significativamente sobre la tradición heráldica de la Iglesia, también fue moldeada por el desarrollo de factores doctrinales, litúrgicos y canónicos. La Iglesia misma comenzó a regular sistemáticamente su heráldica en 1905, con el establecimiento por el Papa San Pío X de la Comisión de Heráldica de la Curia Romana, una oficina abolida en 1960 por el Papa San Juan XXIII.

Te interesará:  Sábana Santa de Turín: ¿Evidencia de la Resurrección de Jesús?

El escudo de armas papal del Papa San Juan Pablo II (1978-2005). Fue el último papa en adoptar la triple tiara de los papas. Shutterstock

A fines de la década siguiente, con la aprobación del Papa Pablo VI, tres especialistas publicaron Rubrica Araldica Vaticana, el compendio de reglas que rigen la heráldica eclesiástica en la actualidad. Asimismo, la Secretaría de Estado del Vaticano emitió en 1969 Ut sive sollicite, una breve instrucción sobre escudos de armas y otros honoríficos para cardenales, obispos y otros prelados. El interés académico actual en el campo se ve reforzado por el loable y exhaustivo manual de heráldica eclesiástica de 2014 publicado por el cardenal Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, una autoridad heráldica líder y diseñador del escudo de armas del Papa Emérito Benedicto XVI.

Un aspecto igualmente significativo de las regulaciones de la heráldica son los componentes lingüísticos de siglos de antigüedad que la rigen. En efecto, la heráldica tiene su propio lenguaje.

Incluso hoy en día, la interpretación artística de un escudo de armas va acompañada de una larga explicación escrita en blasón, el lenguaje propio de la heráldica. Proveniente de una palabra del francés para «escudo», blazon combina términos del inglés antiguo y el francés, lo que da como resultado un idioma con un orden de palabras, vocabulario y gramática distintivos. Blazon describe un escudo de armas con tal detalle que cualquier persona familiarizada con el léxico puede reproducirlo artísticamente. Los escudos de armas se describen en latín desde el punto de vista del portador, la izquierda y la derecha para el espectador se denominan correspondientemente hábiles y siniestros.

Un escudo de armas para cada orden eclesiástica, cargo, rango o institución contiene varios elementos simbólicos. Los elementos externos al escudo de armas describen qué cargo y jurisdicción tiene el portador, mientras que los elementos interiores describen al portador.

Comenzando en la parte superior, reemplazando el casco de caballero o la corona del monarca en la cresta de las armas seculares, la mayoría de las armas eclesiásticas están rematadas con un galero, un sombrero que ahora solo se usa en representaciones ceremoniales.

La parte única y central de cualquier escudo de armas es el escudo. La mayoría de los escudos para cardenales y obispos están empalados, una combinación de dos partes que a menudo indica la ocupación de un cargo, en el que las armas de la diócesis del portador se ven a la izquierda y las armas personales a la derecha. Ejemplos de quienes portan solo sus armas personales son los obispos titulares, como los auxiliares, algunos cardenales y funcionarios de la Curia romana o los cardenales no ordenados obispos. Detrás del escudo de un obispo hay una cruz procesional que indica el rango en el episcopado: una barra horizontal indica un obispo o dos indican un arzobispo. La cruz se reemplaza por un báculo para aquellos con jurisdicción ordinaria que no son obispos, como los abades o los ordinarios de los ordinariatos anglicanos. Por ocupar puestos de jurisdicción,

Te interesará:  Trabajando para Superar los Escándalos en la Iglesia

El escudo de armas del cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán desde 2012 y anteriormente patriarca de Venecia. Shutterstock

Una mirada rápida a un escudo de armas, entonces, proporciona información importante. Mirando el escudo de armas del cardenal Angelo Scola representado en la página 28, se pueden deducir los siguientes hechos sobre él leyendo su escudo de armas: El escudo de armas está rematado con un galero rojo, lo que indica que es cardenal; hay una cruz procesional con dos barras horizontales, indicando que es un arzobispo metropolitano; hay un escudo empalado, lo que indica que es el obispo ordinario de su archidiócesis.

Los aspectos personales de un escudo también incorporan elementos de la vida del portador, a menudo representando símbolos representativos de sus devociones particulares o santos patronos, acontecimientos de la vida o genealogía. Además, debajo del escudo hay un lema elegido por el portador, típicamente de las Escrituras.